Una foto para Fermín

El paisaje era rojo. Rojo tan intenso contra el cielo azul que detuve el auto en una explanada que balconeaba sobre el campo y me puse a sacar fotos. Eso era Castilla – La Mancha, una tierra roturada desde hace siglos hasta la extenuación, constantemente sedienta, dulcemente dolida. Qué distinta a mi tierra, pensé, qué…