Mi arma de poder

Mi abuelo Tata murió a los 99 años y su legado -además de sus cuadros multicolores de candombes y milongas, sus cuentos fantásticos y su particular manera de pensar y mirar la vida-  fue una biblioteca inmensa y una espectacular colección de porcelanas chinas y antigüedades asiáticas. Seis hijos, cerca de treinta nietos y varios…