Cuando yo te contaba

Las paredes violetas y la noche,
las cortinas blancas y la tenue brisa del verano,
el ventilador lento, 
la luz de los faroles o la luna colándose por las rendijas de la ventana.
Y vos y yo, yo contándote un cuento.

Sentada a horcajadas sobre tu pecho,
nuestros cuerpos desvestidos o velados por las sábanas,
yo era tu Sherezade,
no la Sherezade moderna, la desdibujada de ahora,
yo era la auténtica,
la del principio de los tiempos.

Yo te contaba.

A veces vos te reías, a veces te emocionabas, a veces no sé qué pensabas.
Y yo te amaba porque me escuchabas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s