Amita Kaur

Hoy caía el sol en mi terraza y revoloteaban las golondrinas (de tanto mirarlas descubrí que son las últimas en refugiarse en sus nidos, incluso más tarde que la comunidad de cotorras que vive en la copa de la gran palmera) y tuve hambre. Hambre voraz, de pasta con mucho ajo, tomate fresco, alcaparras, aceite…