El corazón no tiene edad

Aunque acaba de declararse inconstitucional, confieso que la restricción de circular sin permiso para personas de +70 en la ciudad de Bs As debido al Covid me llenó de furia. Intentando desahogarme y calmarme escribí tweets sobre el tema y leí todos los editoriales y cartas de personalidades de distintos ámbitos que repudiaban la medida. Pero tuvieron que pasar dos días para entender por qué -más allá de que el decreto era denigrante y absurdo- el asunto me revolvía tanto las tripas. Entonces hice un repaso mental de todos los ya incontables clientes de Miramundo, y me di cuenta del alto porcentaje de +70 que ha viajado con nosotras.

La primera vez que alguien de esa edad quiso sumarse a un grupo me preocupé. Y es que por más que la experiencia de viajar a India, Marruecos, Nepal o Japón sea fabulosa, los códigos culturales tan diferentes (en menor medida Japón, claro) resultan un gran desafío a todo nivel para cualquier edad.

Eran dos mujeres de 79 y 81 que ansiaban ir a Marruecos. Preparé un plan más tranquilo que el habitual, pero oh sorpresa, ni bien llegaron a Marrakech me pasaron por encima. Recuerdo que después de volar 16 horas no quisieron descansar. Salimos a la calle, hacía 45 grados y ellas como si nada. Las dos habían viajado mucho, pero nunca a un país de cultura árabe-islámica. Fascinadas, con cero aprehensión hacia lo que las rodeaba (cosa muy usual al principio), se toparon con un puesto al rayo del sol que vendía gorros de lana y decidieron comprar gorros para todos sus nietos. Como eran muy baratos creo que compraron 30. Yo miraba azorada, les decía, chicas, hace mucho calor, tomen agua. Y a ellas no les importaba nada. El viaje continuó por 11 días, hicimos casi 2000 km. Y a lo largo de ese tiempo me enamoré completamente de ellas. Ambas habían pasado por cosas hermosas y dolorosas en sus vidas. Pero se notaba que estaban profundamente inmersas en el aquí y el ahora. Y aunque no lo decían, la gratitud de estar viviendo lo que estaban viviendo se les escapaba por los poros. Observaban todo como nadie, lo comparaban con cosas que habían leído (una de ellas era una gran lectora) o visto en otros lugares, disfrutaban horrores con la comida, no se quejaban de nada, se quedaban en silencio a solas con sus pensamientos y de pronto, híper curiosas, me preguntaban de todo. En Essaouira las llevé a un garito de un Tuareg que vende increíbles saris mauritanos; al volver al riad quisieron que les enseñara a ponérselos y salimos las tres a pasear así vestidas por la Skalla.

Tengo mil anécdotas preciosas de otros muchos viajes con gente +70 y/o +80. Pero termino con una que viví con estas dos chicas, quizá porque fueron las primeras viajeras Miramundo grandes. Fue en el desierto. Mi idea, que ellas aprobaron debido al estado de sus caderas, era descartar los dromedarios e internarnos a pie en las dunas. Pero cuando vieron a los animales e interactuaron con los exóticos camelleros (a esa altura ya habían aprendido a saludar en árabe marroquí) decidieron probar y se subieron. Todas con turbantes, como se debe, y con muchas risas. Después de un rato nos bajamos y nos sentamos en el medio de esa inmensidad cuya belleza es inenarrable. Me pidieron que les sacara fotos, la chica de 79 siempre con los brazos en alto, como queriendo abarcar el cielo. La chica de 81, en cambio, sólo mirándome, como si la foto pudiera retratar sus pensamientos. Y dijo, hablando al viento que no soplaba porque era una tarde apacible y mágica: He tenido la fortuna de viajar mucho, pero jamás pensé que viviría para conocer el desierto. Estoy en el Sahara, en el Sahara… Lo repitió una vez más y luego dijo Gracias.

Mientras la muerte no nos llegue, todos vamos a tener +70, +80, +90 o por qué no, +100. No dejemos de vivir para no morir. Y que nadie nos quite ni un día. Sea para ir al Sahara o para ir a la plaza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s