Después de Ramadan

Ana recordaba perfectamente que Hamid le había abierto la puerta la primera vez que entró en el Riad Camilia. Pero también recordaba que no había reparado en su sonrisa ni en sus ojos. Había llegado a Marrakech concentrada en el largo reportaje sobre el sur de Marruecos que la agencia para la que trabajaba en…

Chinito, la cuenta cuentos

-Contame un cuento Chinito. Era la primera vez que me lo pedía, así, de la nada, aunque yo ya le había contado mil cuentos. Yo hablo mucho, así que hablara de lo que fuese, hilaba una cosa con otra y terminaba siempre contándole una historia. Él, que me había estado escuchando mientras hacía alguna cosa,…

La sed

Conocí a Marco cuando el Retiro florecía y el aire de tan dulce apenas se podía respirar. Yo recuerdo; entré por primera vez al parque por la Puerta de Alcalá una tarde tranquila de un día cualquiera y seguí prolijamente la ruta que me marcaba mi mapa. Bordeé el gran lago, recorrí las anchas avenidas…

La volanta azul

(mi primer relato de viaje, Hughes, Pcia. de Santa Fe, 1990) Recuerdo que hacía mucho, mucho frío. No encuentro en mi memoria otra mañana tan fría, tan intensamente blanca. El campo demoraba en sacudirse la manta de escarcha que lo cubría y los pájaros esperaban a que el sol calentara el aire para salir de…

Cuando yo te contaba

Las paredes violetas y la noche,las cortinas blancas y la tenue brisa del verano, el ventilador lento, la luz de los faroles o la luna colándose por las rendijas de las persianas.Y vos y yo, yo contándote un cuento. Sentada a horcajadas sobre tu pecho,nuestros cuerpos desvestidos o velados por las sábanas,yo era tu Sherezade,la del…

Morning glory (Oda al Bajo de San Isidro)

Pasto seco y humedecido. Gorro, guantes y abrigo, camino rápido respirando frío. Hace una semana mi salvavidas era una botella de agua en el calor madrileño; hoy Buenos Aires amanece naranja, helada en el río. La mañana se levanta por el este; la noche todavía anida en las sombras de las barrancas. Respiro densas nubes…

Me dijo rubia

Eran las 2 ó 3 de la tarde, el sol entraba por la ventana abierta de mi auto y la ruta 8 reverberaba vacía. Recuerdo que en la radio sonaba una canción de Queen (“…can anybody find me somebody to love…”) y yo la cantaba fuerte, feliz porque ya era primavera. No registré la moto hasta…