Su voz hermosa

BabyBabyYo tenía un amante.Venía a mi casita del Bajo y entre otras cosas escuchábamos a Gal Costa. El tiempo era mágico con ella, entre otras cosas. Gal Costa a cierta hora se acababa.Él desaparecía apurado y culposo y el silencio inundaba mi casita del Bajo. Aunque no se lo decía, confesaré que a mí me…

Humo blanco

Hay una palabra en inglés perfecta para describir ciertos momentos que no tiene exacta traducción. Bliss. Cómo explicarla? No es felicidad, tampoco epifanía, ni dicha, es bliss. Tal vez un momento de tan alta sensibilidad y conexión con tu alma y el universo que te sentís serena y a la vez desbordada por tanta belleza…

Tiempo fogata

Escucho ragas para calmarme. Cuando la furia me amenaza, cuando la tristeza me aprieta, cuando no doy más de impotencia, cuando me doy cuenta de que me he rebalsado e ido de mí. Raga es la música hindú por excelencia, ejecutada principalmente por el sitar, el sarod, la tabla y la flauta y, a partir…

La hora del juego

Soy viajera, nómade, desapegada. Pero siempre estoy fantaseando con armar nidos. Me pasó mil veces, me sigue pasando cuando algo que no sé qué es (el lugar, la gente, los sonidos, los aromas, las costumbres, la comida) me enamora. Pensé en limpiar con lavandina una habitación en un hotelito en Nepal y quedarme para siempre…

Ronda de mujeres

Hace muchos años estudié Narración Oral con Juan Moreno. El maestro, que dictaba sus cursos en el Instituto Suma, en Caballito, no sólo poseía una enorme cultura y narraba de manera sublime, sino que tenía una hipnótica personalidad. Sus clases eran magistrales y además divertidísimas; Juan era tan histriónico que pasaba de una seriedad absoluta…

La vela del velero

Colgué un sari de Kathmandu a modo de cortina en mi ventana. Tan etéreo es que, aunque no haya ni la más mínima brisa, se mece y adormece como el vaivén de una cuna. Hoy a la mañana, colándose entre el silencio de la ciudad enclaustrada y el canto de los zorzales, un viento sorpresivo…

Quince mil kilómetros no es nada

Miro a través de la ventana antigua y grande al fondo del pasillo y lo que veo es Bombay. Me paro ahí al atardecer, cuando la luz sobre esta Buenos Aires extrañamente enclaustrada es medio gris azulada y en el cielo, allá arriba, inclinándome, sigue siendo dorada. Yo miro. Y escucho. Los zorzales y las…

La oscuridad y su belleza

Influenciada por los mundos fantásticos de la buena ciencia ficción por los que navego desde el tercer o cuarto día de la cuarentena, la idea de la noche en pleno día disparó mi imaginación. Así que a las 10 de la mañana vi el planeta completamente oscuro. Lo vi desde muy arriba, como si estuviera…

Nidos

Es enero y sopla el Sudeste. Tan mío, tan del Bajo, tan sanisidrense. Trae con su ruido a sauces despeinados un montón de recuerdos. La casa de mis abuelos. Estaba ahí arriba, en lo alto de la barranca. Y en los largos atardeceres de verano unos cuántos se juntaban bajo el palo borracho del jardín…

El corazón no tiene edad

Aunque acaba de declararse inconstitucional, confieso que la restricción de circular sin permiso para personas de +70 en la ciudad de Bs As debido al Covid me llenó de furia. Intentando desahogarme y calmarme escribí tweets sobre el tema y leí todos los editoriales y cartas de personalidades de distintos ámbitos que repudiaban la medida….