La mujer de Hassan

Marianne se fue de su ciudad natal francesa con una amiga. Llevaban un bolso cada una, unos francos ahorrados y un itinerario más o menos delineado. Tenían dos tickets de avión para volar de París a New York y 25 años. En New York durmieron durante meses en el living de un departamento diminuto de…

El corazón no tiene edad

Aunque acaba de declararse inconstitucional, confieso que la restricción de circular sin permiso para personas de +70 en la ciudad de Bs As debido al Covid me llenó de furia. Intentando desahogarme y calmarme escribí tweets sobre el tema y leí todos los editoriales y cartas de personalidades de distintos ámbitos que repudiaban la medida….

El azul mojado

Un autobús con las ventanas empañadas desde Tánger con una parada en Tetuán. Ay, no lo olvido… Llegaba el invierno a la costa africana, hacía mucho frío y llovía. Dejando atrás el mar tangerino, dejando atrás la Colombe blanche, como llaman en Marruecos a Tetuán, el verde intenso de la cordillera del Rif apenas se…

Riad Emerald

A media mañana, cuando creen que los huéspedes del riad ya se han ido a la calle y están solas, Rachida, Zohra y Hannae salen de la cocina y comienzan a conversar. En árabe marroquí y con voz aguda, transforman la quietud del patio en un gallinero. Las escucho desde mi cuarto, casi escondida, y…

Khamsah ya no está

Conocí a Khamsah hace cuatro o cinco años, en la terracita llena de aire donde funciona el Bleu Kafe. En ese entonces Khamsah, que evidentemente era un recién llegado a Marrakech desde Senegal, no interactuaba con los clientes y, concentrado y en silencio, sólo se acercaba a las mesas para recoger los platos sucios. Pero…

Senegaleses en Tánger

Desde lo alto de la Kasbah, donde todo es mar y cielo y luz, bajo por un laberinto de infinitos escalones hasta el Petit Souk. En la placita rodeada de nostálgicos cafés de arquitectura francesa donde los marroquíes se sientan a mirar pasar la vida, me desvío y me voy por una callecita estrecha y…

Bleu

A 115 km de Tánger, escondido en las montañas del Rif, hay un pueblo donde se camina sobre color azul. Al principio uno no lo cree, aunque pronto se da cuenta de que el azul no sólo está en el suelo, sino que trepa por escaleras y muros e invade callejones. Así es Chefchaouen, Xaouen…

Té de menta y Cous Cous

Rapidísimo, así escribo antes de que se me borre todo desde este teclado viejo y machucado, en un cueva oscura de Taroudant. Qué contar; es tanto que cuando tenga tiempo escribiré un libro. Estamos en un mundo lejano, tan distante que a veces me pregunto si podré volver. Otra galaxia, primero Marrakech y sus laberintos,…