Un día más

Me gustaba todo en Kochi, las viejas redes chinas subiendo y bajando sin cesar, los baldes llenos de peces y langostas, la piel lustrosa de los pescadores, los saris leves de las mujeres, los cantos gregorianos que se escapaban de las iglesias, el aroma a coco y cardamomo, el olor de la tierra dulce fundiéndose…

En Kochi

Los cuervos me despiertan a la mañana; los cuervos, el aroma a café y una tenue brisa que viene del mar. Duermo como una niña en el bungalow de Mr Walton. Mi cuarto parece el camarote antiguo de un barco que desde hace un siglo surca el mar, será porque tiene las paredes y el…