A 48 horas de India y Nepal

Sí, llegó el momento. Dos años después de haber comprado el pasaje Londres-Delhi (viaje atrasado y reprogramado por distintos motivos 4 ó 5 veces), finalmente me voy. Confieso que me parece mentira. Todavía no lo creo. Pero ya está: trabajo adelantado y entregado, vacuna contra la fiebre amarilla dada, visa para entrar a la India…

Té de menta y Cous Cous

Rapidísimo, así escribo antes de que se me borre todo desde este teclado viejo y machucado, en un cueva oscura de Taroudant. Qué contar; es tanto que cuando tenga tiempo escribiré un libro. Estamos en un mundo lejano, tan distante que a veces me pregunto si podré volver. Otra galaxia, primero Marrakech y sus laberintos,…