Laberintos

La primera vez que entré en un souk me di cuenta de que un poco más allá me perdería en un laberinto y me dio miedo. Entonces caminé sólo unos metros por distintos callejones atenta a las marcas que me permitirían volver atrás sana y salva hasta la bab (gran puerta) por la que había…

Después de Ramadan

Ana recordaba perfectamente que Hamid le había abierto la puerta la primera vez que entró en el Riad Camilia. Pero también recordaba que no había reparado en su sonrisa ni en sus ojos. Había llegado a Marrakech concentrada en el largo reportaje sobre el sur de Marruecos que la agencia para la que trabajaba en…

Riad Emerald

A media mañana, cuando creen que los huéspedes del riad ya se han ido a la calle y están solas, Rachida, Zohra y Hannae salen de la cocina y comienzan a conversar. En árabe marroquí y con voz aguda, transforman la quietud del patio en un gallinero. Las escucho desde mi cuarto, casi escondida, y…

Khamsah ya no está

Conocí a Khamsah hace cuatro o cinco años, en la terracita llena de aire donde funciona el Bleu Kafe. En ese entonces Khamsah, que evidentemente era un recién llegado a Marrakech desde Senegal, no interactuaba con los clientes y, concentrado y en silencio, sólo se acercaba a las mesas para recoger los platos sucios. Pero…

Té de menta y Cous Cous

Rapidísimo, así escribo antes de que se me borre todo desde este teclado viejo y machucado, en un cueva oscura de Taroudant. Qué contar; es tanto que cuando tenga tiempo escribiré un libro. Estamos en un mundo lejano, tan distante que a veces me pregunto si podré volver. Otra galaxia, primero Marrakech y sus laberintos,…