La vela del velero

Colgué un sari de Kathmandu a modo de cortina en mi ventana. Tan etéreo es que, aunque no haya ni la más mínima brisa, se mece y adormece como el vaivén de una cuna. Hoy a la mañana, colándose entre el silencio de la ciudad enclaustrada y el canto de los zorzales, un viento sorpresivo…