Callada siempre se ve mejor (Primera parte de Cincuenta días en Nepal)

Voy acumulando vidas; se me hace que este viaje se suma a las varias que ya he vivido. Había estado en Nepal tres años atrás, aunque lo había recorrido llevando a cuestas el cansancio de un largo trajinar por India. La sensación que tenía ahora era extraña: Volvía a un sitio que conocía deseando constatar…