Entre tantas cosas, una historia de amor

Ensimismada, atrapada por sensaciones sobre las que quería escribir y no podía, desde Allepey, a través de un mar de palmeras, bananeros y cafetales, viajé en un sleeper train a Varkala. Apenas iluminados por débiles luces de neón, los compartimentos tenían las ventanas empañadas y estaban llenos de pasajeros que venían de Mumbai. Llevaban en el tren…